COLEGIO

BIFFI

papa-en-Colombia

Cultura Biffeña

FRANCISCO, UN HOMBRE SENCILLO.

septiembre 25, 2017

Compartir artículo

Asistiendo todos los domingos con mi familia a la eucaristía en mi barrio Blas de lezo, siempre me hice muchas preguntas. El padre Isidro, padre de la iglesia a la que asistimos hablaba en su sermón rutinario de cada misa, de asuntos de pecado y de aceptar a Cristo para cambiar. En algunos casos no comprendía por qué o para qué debíamos cambiar pero hablando con mis padres, quienes en su afán de que quieren que entienda todo, nos dan a mi hermana y a mí, otro sermón largo sobre lo que ellos piensan y nos dan
ejemplos de las cosas correctas y no correctas, incluso dándonos ejemplos de acciones de personas o familiares que conocemos.

Tanto en el colegio como en casa con mis padres, he aprendido, que Jesús era muy humilde, pero lo que no entendía, era porque siendo el hijo de Dios con tanto poder, no usaba ese mismo poder para combatir y destruir lo malo. Pero más tarde me di cuenta que Jesús había sido enviado por Dios para un propósito más grande y fue el de salvarnos a todos, a toda la humanidad y sus pecados.

Este año, siguiendo la eucaristía con el padre Isidro, hubo emoción con una noticia particular: la llegada del Papa Francisco, obvio no tenía ni idea quién era el papa, pero mis padres me explicaron a su estilo, que la iglesia era como una empresa, y que el máximo jefe, o como decía mi papa siempre con sus
comparaciones, era el presidente de la compañía; bueno me explicó algo así como que los sacerdotes los ascendían y estudiaban, llegaban a ser obispos cardenales y luego papa, esa fue la explicación de mis padres. Pasaron los meses y días y se acercaba la tan esperada y atenta cita, con un señor viejito como mi abuelo que lo llamaban papa. De pronto, como un rayo llegó el día sin darme cuenta; la gente hablaba por todos lados del asunto, mis padres tenían sus entradas listas, aunque me dijeron que yo no podía ir por reglamento y mandato de la policía, pero me llamó la atención que cuando vi al papa por la televisión, había mucha muchísima gente, era como un concierto creo.

El papa tenía una ruta por algunas ciudades de Colombia, la verdad yo no sabía dónde estaba a medida que pasaban los minutos, solo sabía en qué ciudades estaría, hasta cuando en la televisión ponían las letras abajo, de lo contrario ni idea de dónde estaba. Sin embargo, lo único que si sabía, era que vendría a Cartagena el domingo. Cuando llegó a esta ciudad, hubo mucha emoción y a mi papá le tocó tomar un taxi, porque ese día no había permiso para carros particulares; hubo emoción en mi barrio, algunos salían a ver al papa, otros les daba igual, pero sentada en la mecedora de mi abuela, alcancé a escuchar algunas cositas de las que dijo, y pasó algo bonito, pues sentí que me hablaba mi abuelito dándome consejos de amor y creo que a todos los que veían la televisión en ese momento, tuvo que haberles pasado igual. Una tía me decía que el papa venía a dar un mensaje de amor y paz entre los colombianos, tal como lo hizo Jesús en su época con sus seguidores. Algunas personas hablaban en risa de un golpe que le dieron al papa en el rostro, pero en segundos se supo que fue un accidente, el cual asombrosamente no le impidió seguir su camino, me parecía que para su edad, era muy fuerte y valiente, y creo que después de eso lo vi sonreír. Al final del día, la gente estaba contenta con la visita del papa, ya él estaba casi despegando en el avión, y muy a pesar de haberle visto cosas de oro, guardaespaldas y buen trato como una persona importante, la sensación que me llevé al final de todo, es que el papa como Jesús, nos trajo paz y amor, y me di cuenta, que FRANCISCO es un hombre sencillo.

 

Por María Camila Aguirre Camargo, 603

Logo Colegio Biffi

Cargando el sitio web, por favor espere un momento...