COLEGIO

BIFFI

Cultura Biffeña

116 CORAZONES SE DESPIDEN: ENTREGA DE SÍMBOLOS DE LA PROMOCIÓN KAIRÓS A LA PROMOCIÓN 2017

7 noviembre, 2016

Compartir artículo

Hace un año con pasos ansiosos y nuestros corazones latiendo fuerte, recibimos de la promoción Fénix todo por lo que nos habíamos preparado tantos años; con manos temblorosas asumimos el reto de ser las mayores de la institución, de ser luz y faro para toda la comunidad, de representar el colegio de formas nuevas y desconocidas.

Es tan difícil creer que hoy nos encontramos aquí, en el mismo lugar, para legar esa responsabilidad a nuestras hermanas menores. Ya ha pasado un año desde ese día en el que nos sentimos, oficialmente promoción, por primera vez; hoy esos recuerdos despiertan una cantidad de sentimientos que nos desordenan hasta la respiración.

Sin embargo, hay una verdad universal a la que debemos enfrentarnos: los finales son inevitables, pero es allí donde radica el sentido de este recorrido, de este camino de vida. No somos ovejas corriendo sin rumbo fijo, nuestras vidas tienen un curso, una misión, destino, y para nosotras es hora emprender ese viaje que nos conduce hacia esos otros sueños.

Finalizar este camino ha sido exigente, quizá agotador, pero cada minuto, cada segundo invertido ha valido la pena. Por eso, no cambiaríamos nada, desde los acompañamientos en el patio en los que tanto trabajo nos costaba permanecer calladas de pequeñas, hasta las enseñanzas que el colegio nos ha brindado para convertirnos en mujeres de Paz y Bien con ideales a los que defender.

A Dios agradecemos su presencia en nuestras vidas, sus bendiciones y esa fortaleza que nos dio en esos momentos en que la desesperanza amenazaba con hospedarse en nuestros corazones.

De igual manera ofrecemos nuestra gratitud a nuestro profesores, por ser guías incondicionales y generar tanta confianza en nosotras mismas, a partir de enseñanzas que con esmero y paciencia impartieron todos estos años. Su labor es indispensable, y sus huellas quedarán intactas en nuestras mentes, la dedicación con la que cada día se propusieron cedernos su sabiduría es admirable, por eso se ganaron nuestro cariño y aprecio.

A usted, Hermana Alicia, gracias por ayudarnos a cerrar este ciclo con broche de oro, por sus consejos y palabras de aliento, por su disponibilidad y amabilidad; nos enorgullece ser su primera promoción, y esperamos haberle ofrecido un año lleno de alegrías. A los demás directivos y comunidad en general, les damos gracias por estar ahí, dando todo de ustedes para ofrecernos una estadía cómoda y hacer de este viaje, el más agradable, y de este lugar, nuestro hogar. Gracias infinitas por acomodar cada rincón para nuestra satisfacción y felicidad, por hacer de todos estos años una experiencia inolvidable.

Y a ustedes promoción 2017, les cedemos el enorme honor de representar a nuestras estudiantes, y les decimos con la sinceridad que se nos escapa de los labios, que sueñen sin límites y sin fechas de vencimiento. Sean agentes de cambio y superen cualquier barrera. Sean una promoción en el que la unión y la fraternidad, sea el sueño de todas. Tienen todos y cada uno de los ingredientes para triunfar y trascender, y las acompañan virtudes que las hacen merecedoras de todo lo bueno que existe.

Son emprendedoras, talentosas, exitosas y sabemos que esta tarea que hoy prometen cumplir estará en las manos perfectas.

Gracias porque también obtuvimos mucho de ustedes, y nos enseñaron más de lo que les podremos alcanzar a decir.

Para la vida, preparénse con ideas grandes y acciones gigantes, no permitan que las oportunidades se escapen de sus manos, y tomen cada situación como un reto para probarse lo fuertes y capaces que son. Lo invencibles y exitosas que serán.

Nos vamos, conscientes de que extrañaremos cada minuto aquí, no obstante, nos motiva el creer que a la sociedad podemos devolverle algo de las tantas bendiciones que hemos recibido desde el momento en que nos pusimos el uniforme por primera vez y nos llamamos biffeñas.

Y aunque ese recuerdo del primer día aquí, cuando todo parecía irremediablemente grande y corríamos con pasión para jugar los últimos minutos del descanso, se desvanece poco a poco, lo suplantan los sentimientos que nos genera ver hoy, esta inmensa institución, y sentirla y creerla nuestra con cada fibra de nuestro ser.

Hoy, 116 corazones se despiden, con la melancolía grabada en el alma, pero con la certeza de haber realizado el mejor trabajo, con la más grande dedicación y el más profundo amor. La sociedad nos espera pero no tenemos miedo porque estamos seguras de nuestra formación, sabemos que Dios nos acompaña y que cada enseñanza recibida de nuestra colegio, no será en vano, porque ¡Somos Luz, somos Kairós, somos el tiempo escogido por Dios!.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Logo Colegio Biffi

Cargando el sitio web, por favor espere un momento...